Cenas ligeras

Recetas de cenas ligeras y rápidas

Espinacas aromáticas

Se dice que si algo es bueno y rápido, dos veces bueno. Pues esta premisa la cumple esta receta. Simple, sana y muy rápida.

Las espinacas son célebres por ser el plato preferido del personaje de Popeye, pero aunque no nos darán tanta fuerza como a él, siguen siendo un alimento muy nutritivo, rico en vitaminas, minerales y fibra, que nos confiere fuerza y energía. Además su aporte calórico es mínimo, por eso son ideales para una cena ligera.

Espinacas aromáticas

La mejor manera de aprovechar todas sus propiedades es comiéndolas crudas, en ensaladas o en zumos, como en esta receta.

Pero para consumirlas así, tienen que estar bien crujientes, por tanto, cuando vayas a comprarlas, adquiere únicamente las que tengan un color verde brillante y uniforme, con las hojas tersas y firmes, pero a la vez quebradizas.

Otro truco a la hora de comprar ajos es pesarlos, cuanto más pesen y compactos estén, más frescos serán.

Por otra parte, el limón, además de ser un estupendo aromatizador de platos, es rico en vitamina C. Y recomiendo que sea biológico, porqué como lo que vamos a utilizar en la receta es su cáscara, no contendrá ningún pesticida ni ceras, al contrario que los que podamos adquirir normalmente.

Si no le podéis adquirir biológico, lavar concienzudamente la cáscara antes de utilizarla.

¿Qué ingredientes vamos a necesitar?

  • 200 gr de espinacas frescas tiernas para ensalada
  • 40 gr de nueces
  • 50 gr de queso parmesano
  • 1 limón (si es biológico mucho mejor)
  • 2 dientes de ajo
  • 6 cucharadas de aceite de oliva virgen extra
  • Sal

¿Cómo preparamos la receta de las espinacas aromáticas?

En primer lugar lavamos el limón, lo secamos y retiramos su cáscara. Pelamos también los ajos y los cortamos en láminas.

En una cazuela a fuego medio, calentamos las 6 cucharadas de aceite de oliva junto con el ajo y la piel del limón durante unos minutos, hasta que los aromas y sabores del ajo y del limón se impregnen en el aceite.

Retiramos la cazuela del fuego, dejamos que el aceite se entibie y lo colamos con un colador de malla fina. Lo dejamos reservado por el momento.

Por otra parte, lavamos las espinacas y las escurrimos hasta que no quede agua. Las colocamos en 4 platos todos o cuencos y las condimentamos con sal y el aceite aromático que tenemos reservado.

Tostamos las nueces en una sartén con una gota de aceite durante unos minutos y las añadimos a las espinacas.
Cortamos el queso parmesano en lascas y las colocamos sobre las espinacas.

Mezclamos todos los ingredientes y servimos.
El resultado es una receta tanto sabrosa como sana que se puede hacer en tan sólo 6 minutos y con 3 ingredientes.