Cenas ligeras

Recetas de cenas ligeras y rápidas

Lasaña de mozzarella y verduras

Lasaña de mozzarella y verduras

Una lasaña puede parecer un plato muy pesado, y más aún si es para cenar, pero si lo hacemos con los ingredientes adecuados, y no le añadimos salsas, puede ser un plato muy ligero.

Es una receta que la pueden disfrutar también los ovolactovegetarianos, porque no tiene ningún producto animal, salvo la mozzarella.

La mozzarella auténtica se hacía (y todavía se hace) con leche de búfala, aunque hoy en día casi toda la que nos encontramos en el supermercado es de leche de vaca.

Su sabor no es el mismo, ya que la la leche de búfala es más fuerte, así que si quieres una mozzarella original, asegúrate de que esté hecha con leche de búfala.

La albahaca, además de aromatizar el plato, es el aderezo perfecto para nuestras recetas más refrescantes y ligeras, aportando a cada una de ellas un aroma inigualable y 100% mediterráneo.

El tomate cobra un especial protagonismo es estas recetas tradicionales, donde los sabores intensos propios de la cocina rústica son los protagonistas absolutos y hacen de la comida un puro placer.

Estas cantidades son para 4 raciones de lasaña.

Los ingredientes que vamos a utilizar son:

  • 1 paquete de masa fresca para pizzas cuadrado
  • 200 gramos de mozzarella
  • 2 berenjenas
  • 3 tomates maduros
  • Albahaca
  • Aceite de oliva virgen
  • Sal

Así se prepara la lasaña de mozzarella y verduras:

Precalentamos el horno a 200 ºC por arriba y abajo. Extendemos la masa de pizza hasta que quede muy fina y la cortamos en 3 trozos de de unos 12 x 22 centímetros.

Ponemos la masa en una bandeja para horno, la pinchamos con un tenedor para que no suba y la dejamos que cueza unos 10 minutos a la misma temperatura. Después no apagues el horno, lo vamos a utilizar al final.

Lavamos la berenjena y la cortamos en rodajas finas. La doramos en una sartén con un poco de aceite de oliva hasta que esté tierna. Reservamos. Cortamos en rodajas la mozzarella y también los tomates. Los reservamos.

Una vez que la masa de la pizza esté hecha con un color dorado, montamos la lasaña en capas. La base será la masa de pizza, encima pondremos la berenjena, el tomate y la mozzarella, añadimos sal y unas hojas de albahaca. Repetimos la operación hasta completar las capas.

Para finalizar, la introducimos en el horno y dejamos que se termine durante unos 10 minutos a 160 ºC. La mozzarella se derretirá y la verdura se ablandará.

Servimos en porciones y en caliente. El queso, la pasta y los tomates son un clásico que combina muy bien. Si además se añaden verduras tan agradables como la berenjena, el resultado es un plato sano, de buen sabor y muy nutritivo.